lunes, 17 de noviembre de 2008

Nuevas escenas matritenses

"Cuando digo que este país es una mierda, algún lector elemental y patriotero se rebota. Hoy tengo intención de decirlo de nuevo, así que vayan preparando sellos. Encima hago doblete, pues voy a implicar otra vez a Javier Marías, que tras haberse comido el marrón de mis feminatas cabreadas, acusado de machista –¿acaso no se mata a los caballos?–, va a comerse también, me temo, la etiqueta de xenófobo y racista. Y es que, con amigos como yo, el rey de Redonda no necesita enemigos.
Madrid, jueves. Noche agradable, que invita al paseo. Encorbatados y razonablemente elegantes, pues venimos de la Real Academia Española, Javier y yo intentamos convencer al profesor Rico –el de la edición anotada y definitiva del Quijote– de que el hotel donde se aloja es un picadero gay. Lo hacemos con tan persuasiva seriedad que por un momento casi lo conseguimos; pero el exceso de coña hace que, al cabo, Paco Rico descorne la flor y nos mande a hacer puñetas. Que os den, dice. Y se mete en el hotel. Seguimos camino Javier y yo, risueños y cargados con bolsas llenas de libros. Bolsas grandes, azules, con el emblema de la RAE. Cada uno de nosotros lleva una en cada mano. Así cruzamos la parte alta de la calle Carretas, camino de la Plaza Mayor.
Imaginen –visualicen, como se dice ahora– la escena. Capital de España. Dos señores académicos con chaqueta y corbata, cargados con libros, hablando de sus cosas. Del pretérito pluscuamperfecto, por ejemplo. En ese momento pasamos junto a dos individuos con cara de indios que esperan el autobús. Inmigrantes hispanoamericanos. Uno de ellos, clavado a Evo Morales, tiene en las manos un vaso de plástico, y yo apostaría el brazo incorrupto de don Ramón Menéndez Pidal a que lo que hay dentro no es agua. En ésas, cuando pasamos a su altura, el apache del vaso, con talante agresivo y muy mala leche, nos grita: «¡Abajo el Pepé!… ¡Abajo el Pepé!». Y cuando, estupefactos, nos volvemos a mirarlo, añade, casi escupiendo: «¡Cabrones!».
Me paro instintivamente. No doy crédito. «¡Pepé, cabrones!», repite el indio guaraní, o de donde sea, con odio indescriptible. Durante tres segundos observo su cara desencajada, considerando la posibilidad de dejar las bolsas en el suelo y tirarle un viaje. Compréndanme: viejos reflejos de otros tiempos. Pero el sentido común y los años terminan por hacerte asquerosamente razonable. Tengo cincuenta y siete tacos de almanaque, concluyo, voy vestido con traje y corbata y llevo zapatos con suela lisa de material. Mis posibilidades callejeras frente a un sioux de menos de cuarenta son relativas, a no ser que yo madrugue mucho o Caballo Loco vaya muy mamado. Sin contar posibles navajas, que alguno es dado a ello. Además tiene un colega, aunque nosotros somos dos. Podría, quizás, endiñarle al subnormal con las llaves en el careto y luego ver qué pasa con el otro; pero acabara la cosa como acabara –seguramente, mal para Marías y para mí–, incluso en el mejor de los casos, con todo a favor, hay cosas que ya no pueden hacerse. No aquí, desde luego. No en este país miserable. Imaginen los titulares de los periódicos al día siguiente: «El chulo de Pérez-Reverte y el macarra de Marías se dan de hostias en la calle con unos inmigrantes». «Xenofobia en la RAE.» «Dos prepotentes académicos racistas, machistas y fascistas apalean salvajemente a dos inmigrantes.» Aunque aún podría ser peor, claro: «Marías y Reverte, apaleados, apuñalados e incluso sodomizados por dos indefensos inmigrantes».
Marías parece compartir tales conclusiones, pues sigue caminando. A envainársela tocan. Lo alcanzo, resignado, y llegamos a la Plaza Mayor rumiando el asunto. «Es curioso –dice pensativo–. A mí tío, republicano de toda la vida, lo insultaban por la calle, durante la República, por llevar corbata.» Yo voy callado, tragándome aún la adrenalina. Quién va a respetar nada en esta España de mierda, me digo. Cualquier analfabeto que llegue y vea el panorama, que oiga a los políticos arrojarse basura unos a otros, que observe la facilidad con la que aquí se calumnia, se apalea, se atizan rencores sociales e históricos, tiene a la fuerza que contagiarse del ambiente. Del discurso bárbaro y elemental que sustituye a todo razonamiento inteligente. De la demagogia infame, la ruindad, el oportunismo y la mala índole de la vil gentuza que nos gobierna y nos envenena. Ésta es casa franca, donde todo vale. Donde todos tenemos derecho a todo. Cualquier recién llegado aprende en seguida que tiene garantizada la impunidad absoluta. Y pobre de quien le llame la atención, o le ponga la mano encima. O tan siquiera se defienda.
Así que ya saben, señoras y caballeros. Ojito con las corbatas y con todo lo demás cuando salgan de la RAE, o de donde salgan. Nos esperan años interesantes. Tiempos de gloria."

Arturo Pérez Reverte, púgil adolescente frustrado y adalid de la causa corbatera.





Vía comentarios Escolar.net. Gracias, Albanta.

19 comentarios:

Sota dijo...

Este hombre, desde La Sombra del Águila que está más p'allá que p'acá...

Más p'allá que p'acá y superencantadísimo de haberse conocido, claro.

matajazz dijo...

Da miedo ir por la calle!. Lo digo por Marías commpañía, claro

Alex dijo...

Pues a mí me ha gustado...y no suelo llevar corbata.

Queralt. dijo...

¿Cómo es posible? ¿Cómo se puede ser tan ruín? ¿Tan miserable? ¿Cómo se puede ser tan capcioso? ¿Tan asqueroso?
Desproporcionado de todo punto...
No le he seguido la carrera a este señor pero, reconozco que leí alguno de sus libros, aunque de una forma aparentemente injustificada dejé se sentir "afición" por sus palabras y, a pesar de guardar algún ejemplar firmado en alguna feria del Libro, no he leído nada suyo desde hace muchos años, ni siquiera los que me dedicó a: "la cartagenera consorte".
Y es que, el instinto funciona, y hay que dejarse llevar por él, no hay duda.
Hace un par de semanas publiqué en mi space otro artículo suyo sobre la crisis escrito hace muchos años, y lo hice, a pesar de no ser "santo de mi devoción" porque me impactó encontrar plasmado todo lo que yo pensaba y muy bien dicho... si hubiera leído antes el presente artículo, ni jarta de vino, hubiera publicado el anterior...
Éstos son algunos de los intelectuales que respiran y viven con el resto del mundo.
¡Qué ascazo!
¡Cómo me gustaría encontrármelo alguna noche por las calles de Madrid... paseando y hablando tranquilamente mientras comento al pasar por su lado: ¡abajo el pepé! Mientras ignoro su presencia, claro... para acabar diciendo: "todos los del pepé huelen mal..."
Sería divertido, jajajajja.

Vaya atajo de gilipollas.

Queralt.

Fet dijo...

Vuelve el macho.
Me recuerda a los coleguitas de adolescencia que decían como iban a castigar al malote la próxima vez que lo vieran. Tú asentías con la cabeza y pensabas: "si la caca no te va a dejar dar un paso, criatura". Lo cual, en un fulano de casi 60 años, queda como patético.
Lleva un tiempo en la segunda edad del pavo. ¿O será la primera?

Fet dijo...

Queralt:
Lo cortés no quita lo valiente. El artículo sobre la crisis era lúcido en extremo, rebosaba sentido común. Y el tiempo demostró que tenía toda la razón.

Este, sin embargo, es una cagadita adolescente-clasista penosa. La Academia ya no es lo que era. Puta LOGSE...

Capitan Tormentas dijo...

Si, sa pasao un pelin Maese Arturo en esta entrega, pero bueno algo de verdad hay. Al menos en eso de que...este pais es una MIERDA

Victoria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fet dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Responsable dijo...

¡Vaya desilusión!, y yo que pensaba que el que caminaba junto al señor Marías no era otro que el mismísimo Fet E. Stinks.

Por otro lado entiendo la reacción de Pérez Reverte, eso de que te digan que eres del PP es muy fuerte.

Tinutxi dijo...

jajajajajajjajajajja...
joer con Arturito, sa cubierto de gloria....jujuju
a partir de ahora podemos llamarle "toro me-amo-a-mi-mismo-a-mi-sombra-y-a-nadie-más-multiplicao-por-veinte"

Creo que me enamorao... pa mi ques la edad del pollo

Carlos Arrikitown dijo...

Cuál es este país?
Pobre Marías...

Victoria dijo...

Dejé el comentario antes de leer todos los que se generaron en Escolar a raíz de esto. Después, decidí borrarlo porque pasaba de meterme en discusiones estériles, y menos contigo. Pero ya que has decidido responder citando textualmente, pásame el comentario por correo para volver a publicarlo con mi nombre. No sólo para que se pueda leer mi opinión, sino para que se vea en qué contexto y con qué sentido están esas palabras que citas (supuestamente) de forma textual.

Respondo varias cosas y me voy.

Que Reverte esté anclado en el siglo XIX y tenga fresco el concepto del honor, etc, no tiene nada que ver. A otros fulanos he visto yo enervarse y llegar a las manos sin ese añadido. Estoy segura que de no haber sido un inmigrante también habría surgido la situación y el relato. Cualquier niñato que va de progre, sabiendo o no quién es, con un pedo encima habría reaccionado igual. Seguro.

No sé en qué ambientes te mueves para saber si hay crispación o no, pero lo veo todos los días en mi clase y sólo somos quince personas. Y no creo que ninguno de nosotros tengamos el ombligo sobredimensionado. He visto insultar a gente de facha y cabrón porque lleva la bandera de España en el coche, o porque viste con camisa y jersey. Si eso no es crispación, ya me dirás qué es.

El tonillo xenófobo como tú dices, la distinción entre "académico" e "indio" la hacéis vosotros, le asignáis esos aires de superioridad que yo no veo por ninguna parte cuando lo leo. Bien sea porque os cae mal o por lo que mejor os parezca, creéis que actúa así porque el otro es inmigrante. No sabéis si reaccionaría igual con alguien que no lo fuera.

Lo de "la presidenta" me vas a disculpar, pero no termino de entenderlo. Lo que sí sé y comprendo es que si escupes contra el viento, te caerá en la cara. Ya le ha pasado, ha respondido, ha montado los follones y ha seguido haciendo igual.

Una cosa es llamar cabrón a un alcalde que ha robado millones, gilipollas a los que hacen suya la bandera, o mermados de los cojones a los que hacen gala de esa estúpida y tan de moda corrección política de los femeninos por doquier, y otra cosa es llamar cabrón a alguien a quien no conoces de nada, lleno de ira como si te fuera la vida en ello, por el simple hecho de verle con traje y corbata. Si a este último hecho le ves algún sentido y razonamiento lógico, te pido por favor que me lo expliques.

Y como efectivamente, España ya no es la de Alatriste (y yo que me alegro, también), ya está bien de este tocapelotas paternalismo colonialista, por favor. Respeto y tratamiento por igual hacia todos, se venga de donde se venga.

Fet dijo...

He borrado el mío y ya estamos empatados.
No te lo tomes a la tremenda, afortunadamente no tenemos que estar siempre de acuerdo, recuerda el genocidio indígena ;-).

Por partes:
Creeme si te digo que el ambiente en el que me muevo está repleto de fachas. Todos conocen mis colores y tenemos broncas a menudo, que no pasan de eso. De toda la vida ha habido jenízaros como los que insultan por llevar una bandera española, y en los dos bandos. En mi niñez he visto bates de béisbol, navajas y hasta (en un par de casos) pistolas "defendiendo" las ideas de fachas y rojos. No es de ahora, aunque Piyei y Losasnos hayan sacado a tanto mendrugo del armario.
Y entiendo (es lamentable), como dices, que "cualquier niñato que vaya de progre" llegue a las manos en un asunto así. Lo triste es que un señor académico lo crea pertinente y fantasee con llevarlo a cabo.

La distinción entre académico e indio está explícita en el texto.
"Dos señores académicos con chaqueta y corbata..."
"... cuando pasamos a su altura, el apache del vaso..."

La "presidenta" daña infinitamente más con sus actos que este par de miserables con sus palabras. Reverte, no obstante, no tiene mayor problema en funcionar de cortesano de la señora cuando se tercia. Un tío tan ácrata y tan de vuelta de todo que acaba vestido de marciano en la boda de los principitos... Que sea coherente con su discurso es lo mínimo que se le puede pedir, pero básicamente es un hipócrita.

No, no veo lógica la estúpida actitud del pobre tonto, pero no pasa de ahí: es un pobre tonto. Lo miras, te descojonas y sigues tu charla sin fantasear sobre si partirle la cara con las llaves madrugando o nosequé. Y no juzgas el estado actual de cosas de un país por la actitud de un borracho atontao.

"Cualquier analfabeto que llegue y vea el panorama, que oiga a los políticos arrojarse basura unos a otros, que observe la facilidad con la que aquí se calumnia, se apalea, se atizan rencores sociales e históricos, tiene a la fuerza que contagiarse del ambiente. Del discurso bárbaro y elemental que sustituye a todo razonamiento inteligente. De la demagogia infame, la ruindad, el oportunismo y la mala índole de la vil gentuza que nos gobierna y nos envenena. Ésta es casa franca, donde todo vale. Donde todos tenemos derecho a todo. Cualquier recién llegado aprende en seguida que tiene garantizada la impunidad absoluta."
¿Pero que se ha fumado este? Su razonamiento inteligente, ¿incluye meterle con las llaves en la cara a los borrachos?
"la mala índole de la vil gentuza que nos gobierna y nos envenena."
¿Incluye eso a esa Espe a la que le come el **-*? Porque esa sí es ponzoñosa, aunque me da que los que "atizan rencores sociales e históricos" son otros para él.

Que baje de la parra, Miss. O que sea coherente.
Y, por favor, esta es tu casa y tus opiniones son siempre bienvenidas, sean partidarias, contrarias o balompédicas. De ellas he aprendido muchas cosas.

Javier dijo...

No hay nada peor que un aspirante a intelectual con aires de superioridad.
Que se meta en la máquina del tiempo y vuelva al siglo de oro. Con suerte se podrá apuntar a alguna expedición en busca de tesoros en el nuevo mundo y dará rienda suelta a sus ganas de machacar indígenas.
Ahora, en una cosa tiene razón, que mierda de país que fabrica gente de tan baja catadura moral.

Hala... otro escritor borrado de la lista.

Javier

Fet dijo...

Y sí. Este país es una mierda.
Pero no porque un borracho pueda insultar a un académico o a un fontanero.

Victoria dijo...

¡Hombre que si lo recuerdo! Como si hubiera sido ayer, y casi van tres años, amigo.

Te cuento. Yo lo entiendo dentro de su contexto. Es un prepotente y pasé por esa parte sin hacerle caso. Lo de saltarle encima para cruzarle la cara con las llaves no me sorprendió en un tío que es tan visceral, igual que no me sorprendió que Marías pasara del tema. Es un hombre tranquilo que sabe ver la situación desde más puntos de vista que el suyo propio. Arthur se quedó con lo que te comenté antes, con lo del respeto, el honor y demás parafernalia dieciochesca. Se quedó en la superficie del enfrentamiento entre partidos y empezó a desvariar con los gobernantes. Su cantinela de siempre. En ese contexto es donde yo lo encuadro. Sabiendo por dónde suele encarrilarse y hasta donde es capaz de ver.

Cierto. La diferencia entre "académicos" e "indios" la hace él, sin embargo no la veo ofensiva y tal y como apuntáis, clasista. Los describe de indios para imaginar la situación, y después los refiere despectivamente, es verdad, pero como te comentaba antes, entendido dentro, no sólo de la situación, sino de su... digamos, "estilo". Igual que a distintos colectivos con los que suele meterse. Ya sean feministas, funcionarios, electricistas o lo que toque. ¿Que no está bien? Pues no. Referirse de un modo tan despectivo y ofensivo hacia alguien no está bien, pero no hay que darle tanta importancia, que al fin y al cabo es lo que busca con ese estilo y esos modos.

Desde luego es lamentable que todo un "señor académico" se plantee liarse a puñetazos con un chaval que a saber qué se le pasa por la cabeza para comportarse así, eso no te lo niego. Pero también puedo comprenderle hasta cierto punto porque me ha pasado eso de sentir ganas de cruzarle la cara a alguien. Es cierto que no lo he hecho, y que cuando se ha tratado de borrachos pasándose de cuartos, la opción ha sido ignorar sin darle importancia al asunto. Ahí entra cada cuál y su forma de ser.

Fuera de eso, que fuera al bodorrio tampoco me parece tan relevante. Salinas y Pedrojota fueron y no los metería yo en el mismo saco, por ejemplo. Allá cada cual con su conciencia. También es verdad que no he leído yo palabra alguna suya en contra de la monarquía. Alomojó hasta es monárquico de toda la vida, oiga.

Sobre su relación con Espe, no estoy al día. Los datos que tengo son los de la movida aquella de promoción de su libro en el aniversario de la guerra independentista (por cierto, menudo tostón de libro) en un acto donde estaba Espe de maestra de ceremonias. No tengo datos de más. Investigo el tema en un ratico que tenga.

Termino. Esa dicotomía clara del texto entre la parte "a que voy y le meto" y la otra "adónde vamos a parar" no tiene má explicación que sus ideas de otro siglo y sus casi sesenta años. Con los viejunos hay que ser tolerantes, excepto si se te cuelan en la cola del banco.

Y no me digas esas cosas que se me salta la lágrima, Fet XD

Tony Montana dijo...

Oh... Que cosa más monica de discusión pseudo paterno-filial... con lagrimones como limones de por medio...

Fet dijo...

La envidia te corroe, Montana.