lunes, 23 de febrero de 2009

Párrafos indelebles


“Estoy sucio. Los piojos me devoran. Cuando los puercos me miran, vomitan. Las costras y las llagas de la lepra han escamado mi piel, cubierta de un pus amarillento. No conozco el agua de los ríos, ni el rocío de las nubes. En mi nuca, como en un estercolero, crece una seta enorme de pedúnculos umbelíferos. Sentado sobre un mueble informe, no he movido mis miembros desde hace cuatro siglos. Mis pies han arraigado en el suelo y forman, hasta mi vientre, una especie de vegetación viva, llena de innobles parásitos, vegetación que ya no procede de la planta y que tampoco es carne…”



Isidore Ducasse, Conde de Lautréamont - Los Cantos de Maldoror.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

A veces el lado oscuro resulta embriagador.

Un saludo, Fet.

Ana L. Amat

Arnau dijo...

No se puede escribir más bello sobre algo tan feo.

El iResponsable dijo...

¿Acaso estás pensando en Aznar cuando se jubile?

Small Blue Thing dijo...

Luego dices que no hay tiempo: ya podía yo encontrarlo para leer todo lo pendiente :(

Adrian Vogel dijo...

Small Blue Thing es que confunde el tiempo -y su gestión- con la hiperactividad...

matajazz dijo...

Bien por el Isidore.
Mi santa madre me tenía cosido al jabón, si lee esto le da un paralís...

José Segura Sola dijo...

Buena lectura, para un gran día.
O no.

R.W. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
R.W. dijo...

Te voy a comprar una malla de red negra y una camiseta de Alchemy.

Fet dijo...

Es El Libro, Hermano R. No dudes en leerlo si no lo has hecho ya.

Sylvia dijo...

Pues como no, la librera de turno, aprovecha la ocasion para mandarte un saludo.

Besos desde Valencia

R.W. dijo...

No sé leer.
Ésto está escribiendo un gótico mientras le apunto a las cejas.