miércoles, 19 de noviembre de 2008

Asco

No puedo evitar imaginarme la imagen del rostro del hijo de puta heredero del franquismo con su bigotillo psicológico a lo Saza sonriendo en el salón de su casa mientras lee sobre este triunfo de cerillita cual Campeador después de muerto. Y hace que me enerve hasta límites insoportables.
Me imagino al peón negro y a los miserables proletarios intelectuales como él brindando con un espumoso cutre no catalán ante los cuadros de punto de cruz de su desdichada esposa, pero eso no me cabrea. Me da lástima, me apena profundamente el que pueda darse tamaña suerte de ignorancia en una sociedad desarrollada en pleno siglo XXI.
Me imagino al anciano que albergaba alguna esperanza de ver que se hacía justicia antes del fundido a negro final de su existencia. Y me hiela la sangre en las venas que en este país de tercera no haya un gobierno con la valentía suficiente como para enfrentarse a sus propios fantasmas y acabar con esta vergüenza.
Sí, ahora puedo explicarme por qué ardieron templos y palacios. Porque los humildes estaban cansados de arder por dentro.

15 comentarios:

Sota dijo...

La cara de Ramón Tamames, por ejemplo, que esta mañana ha tenido un orgasmo piomoaista en chez del Olmo con el tema...

Queralt. dijo...

Malos días compañeros.
Sí, es para que el desayuno no siente bien. Menuda idiotez están armando entre todos, los unos por fachas que defienden sus raíces y los otros, aparentemente, por ¿ineptos? O, ¿es que sólo se ha podido "montar" así para poder sacar a flote el tema?
Es tan sencillo como que, mientras los unos canonizan (o lo intentan) a los suyos, los otros han de seguir callados y sin saber dónde están sus muertos y, por supuesto, sin poder darles el reconocimiento que la Historia les debe porque, repito, y lo haré hasta la saciedad: no es cuestión de rivalizar en qué o de qué forma unos fueron más crueles que otros, es que, los unos montaron una guerra a la que los otros, se vieron abocados y tuvieron que defenderse. Y, dentro de una guerra, todo es cruel y dañino.
Percibo como una mano negra que está intentando conseguir que vuelvan a existir las "dos españas"
Que alguien se plante ya, por favor, en cualquiera de esos numerosos programas donde se debaten estos temas, y grite con la elegancia del saber ser y estar que sí, que todas las guerras son malas y que por eso estamos en contra de ellas en Irak o en Tasmania, pero lo que aquí se dio fue un puto golpe de estado y que la gente defendió su voto ejercido en libertad y, que todo lo que pasó después, sin duda cruel y salvaje, fue provocado y generado por ellos, los fachas del pasado, los que dan fuelle a éstos fachas de ahora... y que, no es más legítimo ni más ético canonizar a sus "mártires" que mantener a los muertos del bando legal en las cunetas porque si lo fueron, si unos fueron muertos y los otros también, los causantes fueron ellos mismos, los que dieron el golpe de estado que sumió a España en una de sus peores épocas en la Historia... y, tropecietos años después, aquellos que hicieron el daño, siguen vivos en sus herederos.
Hace unos días me quejaba de no saber dónde están los periodistas españoles. Brillan por su ausencia.
Al leer el comentario de Sota, he pensado en los personajes que tuvieron cierta relevancia en la transición, allá por los tiempos en los que todos eran rojos de toda la vida y algunos habían estado hasta en la cárcel varias veces... el tiempo pone siempre las cosas en su sitio, es verdad, y a veces, no hay que esperar mucho para verlo, como es el caso del rojazo Tamames que, de repente, se dio cuenta de que su vocación era otra.
No estoy de acuerdo contigo, Fet, este país no es un asco, son las personas las que lo hacemos como es y, mientras tengamos a seres como éstos prevaleciendo y arengando, tendrémos lo que nos merecemos:
¡A las barricadas! A las barricadas del orden y de la templanza, y bien protegidos para que no nos alcancen sus dardos envenenados mientras hablamos, reivindicamos, exigimos e informamos. No permitamos que nos dividan nuevamente pues, por ése espacio vacío, pueden entrar ellos de nuevo.
Perdón por el mitin.

Queralt.

Fet dijo...

Amén, Queralt.

Jota dijo...

Bravo fet, bravo.

Maya dijo...

Genial tu frase final. Que ardan, que el pueblo ya está quemado por dentro.

Javier dijo...

Muy bueno lo de la barricadas de la templanza.
Lo unico que nos diferencia de ellos es que "nosotros" (y me incluyo entre los perdedores) no tenemos sed de venganza.
Por desgracia, la venganza de los ganadores es la causa de nuestra agonia.

matajazz dijo...

Final de trayecto.
Ningún superviviente conecerá la justicia, que se ocupe ahora la historia.

R.W. dijo...

La fe es un concepto para los que se guardan cosas en la manga.
Los demás solo tenemos saldo infinito en lágrimas.
Cuídate.

R.W. dijo...

Que el asco sea nuestro guía.
Así, hermanos todos.

Pequeño perdedor dijo...

Cada vez que oigo rebuznar al Clan del Oso Cavernario, siempre pienso una cosa: pocos, poquísimos templos ardieron para los que esos hijos de 3.000 putas merecían.

Nando dijo...

Gran descubrimiento tu blog, eres un crack jaja no es el tipico comentario para dorar la pildora y que la gente entre en mi blog (que Ojo si, entrais por mi perfecto jajaj) pero en serio, es la poya.

Me quedo con la quiniela de los cipreses. Te añado a favoritos del tiron jaja

Belén dijo...

Muy bueno lo del "bigotillo psicológico"...

J.J. dijo...

Lo siento por ti, pero ese tal Xiscu Franco no puede ser abono para cipreses. Tendrían los arbolitos arcadas. Saludos desde Bcn.

irichc dijo...

Algo me hace pensar que queréis algo más que justicia, si no os conformáis con la que puedan dispensar los juzgados provinciales.

Por lo demás, y puesto que "podéis explicaros" según qué tropelías, vim vi repellere licet.

Fet dijo...

En hablando de proletarios intelectuales...