domingo, 25 de enero de 2009

¿Quién dijo decepción?

La euforia desatada por la llegada del nuevo inquilino de la Casa Blanca vino precedida por los augurios de quiénes aseguraban que era imposible que pudiese satisfacer todas las expectativas generadas tras su victoria electoral.
Tras sus primeras actuaciones al frente de la nueva administración, las esperanzas depositadas en él han cobrado renovadas fuerzas. Echémosle un vistazo a algunas de las más sonadas:
  1. El cierre de Guantánamo.
  2. La congelación de salarios de altos cargos.
  3. La prohibición expresa de que el personal de la Casa pertenezca a lobbies o grupos de presión.
  4. El levantamiento del bloqueo al que Dubya había sometido a los centros de planificación familiar.
  5. La exhortación al gobierno de Israel a que abra una vía para la entrada de ayuda a Gaza (que los asesinos sionistas de niños se han pasado por el forro de las harbaidas)...

La fe en el mesías negro se ha disparado otra vez, pero, ¿soy el único al que estas medidas le parecen tan de cajón que no les encuentra mérito alguno?
  1. ¿Cómo puede alguien que se dice demócrata permitir que siga existiendo el purgatorio guantanamero o tan siquiera sugerir una mínima justificación de tal despropósito?
  2. Estamos inmersos en una crisis del copón y medio. Hace falta ser muy parlamentario europeo para subirse el sueldo.
  3. ¿Puede alguien que recibe dinero por defender intereses particulares, luchar por los intereses de todos?
  4. Atención a las familias, evitar embarazos no deseados, distribuir anticonceptivos... ¿Puede un estado que se diga moderno bloquear la financiación de estas actuaciones?
  5. La otra opción sería mirar a otro lado mientras miles de inocentes sufren por falta de alimentos y medicinas. No parece una posición sensata.
Lo que ha hecho Obama no es extraordinario. Sus actuaciones no son nada del otro mundo, lo anormal era la situación previa. Si hay que aplaudir, se aplaudirá, pero hacerlo cada vez que coloque bien un libro en la estantería... va a ser que no.


Photobucket

Edit: Sí que ya se puede hablar de alguna iniciativa extraordinaria.

13 comentarios:

Pequeño perdedor dijo...

Así me gusta, algo de cordura.

Evitadinamita dijo...

Secundo este gran post, a la vez que declaro mi reticencia a las euforias desatadas...¡que lleva una semana, leñe!
Saludos Tito y gracias por la bienvenida. ;)

Javier dijo...

Muy cierto, pero despues de ocho años de oscuriad permanente ver encenderse una cerilla equivale a un amanecer.

Arnau dijo...

Con la administración Bush se ha llegado a tal punto de desfachatez económica y miseria humana, que andar lo desandado nos puede parecer hasta nimio.
Cómo era aquello?: “un pequeño paso para el hombre pero un gran paso para la humanidad”.
Eso sí, Fet, estoy de acuerdo contigo: estaremos atentos al siguiente.

matajazz dijo...

Actuará según vaya para conservar el cargo.
Si las capulladas dan votos habrá capullo a tope.
Como todos.

Queralt. dijo...

Sabias, equilibradas y justas tus palabras. Me sumo a ellas. Aunque he de reconocer, que yo sí me he sentido en algunos momentos, llena de ilusión. Y no me arrepiento de ello, porque la necesito para vivir. Sin embargo, tienes toda la razón, toda. Y ahora que ya estamos algo estabilizados con el bushito lejos, volveremos a esperar lo justo y no montaremos un castillo de fuegos artificiales por cosas que son elementales.

Queralt.

El iResponsable dijo...

Yo tampoco me fio mucho de Obama, blanco o negro, democrata o republicano, el caso es que no deja de ser un puto yanki, que es lo peor.

Un saludo

Mercedes dijo...

Bueno querido FEt aqui creo que matizo... Yo tampoco estoy eufórica, la verdad nunca e estado esperanzada ni creo que el hombre vaya a representar un gran cambio. Sin embargo las cosas que enumera debemos ubicarlas en su justo contexto que es la sociedad norteamericana. Paranóica donde las haya que contra todo pronóstico le dio la mayoria absoluta a un Bush que estaba llevando al pais al abismo, solo por miedo. Por miedo refrendaron esa cosa abominable que es la Patriot act, entre otras cosas. Por miedo aceptaron que la tortura y los controles a la privacidad eran costes "razonables". Por tanto, el decreto sobre Guantánamo y la tortura que para nosotros es de cajón, para buena parte del pueblo americano es cambiar el chip que habían aceptado sin cuestionar durante 8 años. Por eso creo que lo hizo como Zapatero con Iraq, para no dar tiempo a los halcones a mover sus lobbies

Y hablando de lobbies y cosas de "cajón", pues también nos tenemos que ubicar en el contexto, porque pertenecer a un lobbie y a la vez estar en el gobierno no es cosa rara en ese pais de dios. Así que no deja de ser una declaración de intenciones interesante. Claro que eso pasaría por los clintos que son un lobby en si mismos pero en fin...

Todo lo demás, nada destacable pero como digo... Las cosas en su contexto... El de ellos que en muchos aspectos es tan distante y distinto como ganimedes.

Fet dijo...

Estamos de acuerdo, Mercedes. Son buenas medidas, pero es evidente que no son medidas excepcionales (la de los lobbies la que más), lo trágico es que asumimos como normal lo anterior, más propio de una oligarquía bananera que de un país que se dice democrático y moderno.
Después se asombrarán del descrédito de USA en el mundo...

El arranque es muy positivo, no obstante.

Dark Santi dijo...

Sólo va a servir para dar esperanzas pasajeras. No creo que realmente vaya a cambiar nada, mal que nos pese, y ojalá me equivocara.

A ver cuanto dura la euforia.

Adrian Vogel dijo...

En mi opinión lo más destacado ha sido la prohibición expresa de la tortura, que bajo Bush II volvió. Y por eso mismo algo obvio se convierte en excepcional (Fet no lo mencionaste en tus puntos; Guantánamo no ha sido el único sitio donde USA ha torturado a los detenidos).

A Obama hoy le ha tocado los temas energéticos y medio ambientales. La verdad es que no para…

Tony Montana dijo...

Lo escribo por segunda vez, y verás como lo haré casi cada vez que nombres a este tipo, no por restregártelo a ti, sino a línea argumental extremista moderna, en la que o eres un hombre de éxito, catedrático en Oxford de tu disciplina y medalla de oro en los JJ OO en tu deporte, aparte de estar casado con Miss Universo, o eres un fracasado que vive debajo de un puente.

Obama, no sé por qué pero marcará época, aunque cometerá fallos; cederá en ocasiones a ciertos intereses corporativos y de lobbies, venderá armas a países de dudosa gobernabilidad, no conseguirá alcances del estilo de una sanidad 100% pública, o logrará de los EEUU un modelo de sostenibilidad medioambiental...

Pero creo que será un buen presidente.

Belén dijo...

Pero coño, ¿dánde saca éste la caspa???