sábado, 3 de enero de 2009

Cruces y maíz tostao

El merchandising en látex puede conseguirse contactando con el propietario del blog.

Andaba uno maquinando sobre el desfile del orgullo kiko y un emilio con carbunco disparó lo que se preveía inevitable. Rouco merecía un post.
Dos razones, sin embargo, pesaban sobremanera en mis reticencias hasta este momento:
  1. No asistí al, ni seguí el, aquelarre. Eso son dos manás negros. Y es que la liturgia católica es subnormal. Aburrida, trasnochada, monótona. Renueven el show, señoras. Que es un muermo.
  2. En foros de contrastado rigor intelectual, y en otros donde el intelecto no ha tenido a bien dejarse ver, se me ha dicho que el ser ateo me resta autoridad para juzgar si el comportamiento de los prebostes curiáticos es o no cristiano. Lo irónico es que estos señores no me borran de su secta ni comprando al árbitro -otra molestia que el gobierno podría evitar a muchos ciudadanos, pero se supone que Correos perdería pasta o algo- , por lo que, en puridad, soy católico forzado. Eso arroja un empate de gol en propia meta.
Acabé decidiendo a la manera del rey aquel con nombre de pescado o así que hacía el Yul Brynner. Medio post lo haría yo y el restante copypasteado. De alguien a quién sí considero católico.



Como cualquier acontecimiento (y más siendo multitudinario), la "Misa de Colón" ha dado sus frutos. Tanto hacia adentro como hacia afuera. Con un balance global que cada cual filtrará desde su respectivas "gafas" eclesiales. Sin ánimo de ser exhaustivo, ésta es, a mi juicio, la cosecha de la fiesta litúrgica celebrada el pasado domingo en Madrid.

1/ Ha servido, sin duda, como un acto de reafirmación católica. ¿Necesaria?

2/Ha visibilizado a la Iglesia española, que cada vez encuentra menos espacio en los medios de comunicación aconfesionales. Con fotos y amplio despliegue en casi todos los medios. Exito, pues, mediático. Se rompió el techo de cristal.

3/Hubo muchos católicos en Colón (cientos de miles, pero nunca un millón: exagerar tanto las cifras, restas credibilidad, aunque sea un buen ardid de marketing). Católicos que se sienten orgullosos de serlo y que no se avergüenzan de su fe.

4/El evento también escenificó la división del catolicismo español. Tanto en sus bases, como en su cúpula.

5/ Madrid no es la Iglesia española ni Rouco, su Papa. Pero se colocó a muchos obispos entre la espada y la pared.

6/ Raefirmación pública de la doctrina moral de la Iglesia. ¿Desconocida para la sociedad?

7/ Confirmó, una vez más, el poder de convocatoria de los Neocatecumenales. Ellos fueron los que pusieron en Colón a gran parte de los fieles. Su pujanza es innegable. Es de justicia reconocérselo.

8/ Se escenificó, una vez más, el conflicto entre el iusnaturalismo (que defiende la Iglesia) y el positivismo jurídico (al que se acoge el Gobierno y el Estado). Un conflicto de fondo, al que la Iglesia tendría que buscar otra solución distinta a la de las manifestaciones en la calle.

9/ Falta explicación para el común de los mortales y catequésis, para los católicos. Ni los ciudadanos ni muchos católicos entienden que la familia tradicional sea el "único modelo verdadero" de familia. ¿Y los divorciados vueltos a casar? ¿Y aquellos a los que abandonan sus parejas?

10/ Muchísima gente está viviendo ya hoy la experiencia directa o muy cercana de otros tipos de familia que, aún sin ser la tradicional, no por eso dejan de quererse y ser familia. La Iglesia siempre ha sido maestra en apuntar a lo máximo y conformarse con lo mínimo. ¿Por qué ahora, no?

11/ Suena a imposición de este único modelo, aunque se hable de proposición. Sobre todo cuando se hace sin una palabra de comprensión y cariño para los que se quedan en el camino anatematizados.

12/ Se siguen transmitiendo una imagen de institución gruñona, antipática y de poder. Por nuestra historia, cuanto más lejos del poder y del dinero se muestre la Iglesia, mejor para ella. Esas son dos cosas que la gente nunca le perdonará a la Iglesia: su poder y su riqueza.

13/ ¿Cuánto ha costado el acto? ¿Cuánto pagó la Iglesia? ¿Cuánto aportaron las Administraciones madrileñas directa o indirectamente?. Cuentas claras para pedir, pero tamibén para informar. La gente suele pensar que actos de este tipo cuestan una millonada. O cuestán mucho más de lo que cuestan. Y en época de crisis...

José Manuel Vidal, director de Religiondigital


Ya no es que lo diga yo. Aunque cuando yo lo digo...

7 comentarios:

matajazz dijo...

Habría que añadir una 14 evidencia a las citadas por José Manuel Vidal y que no pasa inadvertida entre la población.
No se entiende la falta de posición, ni consiguiente toma de la calle, en temas como la guerra, el hambre, la pobreza, la injusticia social, etc.
Ellos que dicen no tener vocación política, su movilización en el tema de la familia y el aborto no tiene par con otros asuntos que preocupan también a los católicos.
???

Antonio Martínez dijo...

Siempre dando en el clavo...

Victoria dijo...

Un momento... El dinero de la Iglesia... ¿no es para ayudar a los que lo necesitan? Anonadada me hallo.

Ahora sí, fuera de coñas, hay algo que constituye una gran duda para mí y que nadie sabe responderme. Si la financiación de la Iglesia va a dejar de ser Estatal (no sé si de hecho ya ha dejado de serlo, no estoy al día), ¿qué necesidad tienen de tener a gente afiliada que quiere dejar de estarlo y que ha expresado su deseo de desaparecer de sus listas? ¿Para hacer bulto y presumir en sus reuniones? Me lo explique alguien, porfitas.

Y en respuesta a tu comentario te diré que eres cruel y retorcido, Fet. Ai loviu ;D

Adrian Vogel dijo...

Rompamos relaciones con el Vaticano. Abajo con el Concordato. Que se busquen la vida, como los demás

Anónimo dijo...

muy largo, córtalo ya

Premaswarupa dijo...

"soy católico forzado."
Ni yo he podido evitar seguir en sus filas a fuerza... es algo que me sigue quitando el sueño.

Auditoría del tesoro de la iglesia?
Que presenten cuentas?
JA
Si que me gustaría ver eso.

Un beso querido, desde mi orilla.

Tamaruca dijo...

¿Poder? ¿Que la iglesia tiene poder? ¿Poder de qué? ¿De cambiar la programación de TV en semana santa? Pues vaya mierda de poder. Yo pensaba que "poder" significaba poder parar una guerra, por ejemplo, o poder liberar gente inocente de cárceles de otros países o similares. Si se creen que congregar muy distinta gente de muchos sitios diferentes y ponerlos a cantar es "poder" es porque nunca han ido a un concierto de los Héroes del silencio. Por ejemplo.