viernes, 9 de enero de 2009

Orgulloso de ser




En mis vuelos rasantes por los subnormedios de la fachicosa, me topo en innumerables ocasiones con expresiones del tipo: “Es que no se sienten orgullosos de ser españoles”; “Los americanos (¿?) sí se sienten orgullosos de su país”; “Es un orgullo pertenecer a esta gran nación”… La palabra orgullo en sí me parece fea. Me suena a grano. Sin embargo, puedo entender que alguien se sienta ufano de los logros conseguidos en sus actividades familiares, profesionales o sociales; pero, ¿sentirse henchido de gozo por un hecho tan aleatorio como haber nacido en España, Euskadi, Catalunya o Pernambuco? ¿Por qué? ¿Porque unos antepasados cafres se dedicaron a la violación, masacre y genocidio a domicilio de oriundos de otros lugares escribiendo, “con letras de oro”, las más “hermosas” páginas de nuestra historia? ¿Porque unos señores aleatoriamente nacidos en terrenos aledaños al mío descubrieron, escribieron, lograron o construyeron algún tipo de obra que tuvo un impacto más o menos importante en el devenir de esta ridícula civilización de la serendipia? ¿Porque millones de oprimidos murieron defendiendo los bienes de quienes los explotaban bajo banderas impuestas que decían comunes? Entiendo –en el terreno social- que se sienta cariño por la tierra, que exista un lazo con el hogar de los ancestros; que se sienta uno contento cuando gana su equipo, que comparta la alegría de la resolución feliz de una injusticia social o un descubrimiento científico… ¿Orgulloso por un idioma, un color de piel o una ubicación geográfica? Pues va a ser que hoy no, mejor no, me duele la cabeza.

18 comentarios:

Adrian Vogel dijo...

Los Mundano nos sentimos orgullosos de ser de este mundo (incluyendo todas sus imperfecciones).

Fet dijo...

Los Mundano son seres inteligentes, Maese Adrian.

Gracchus Babeuf dijo...

Todos los imbéciles han nacido en alguna parte. Y todos, invariablemente, se sienten orgullosos de ello.

Arnau dijo...

Mis padres me nombran en catalán. Yo nombro a mi hija en catalán. El color de la piel y la ubicación geográfica, efectivamente, se pueden ir a tomar por el culo.

Fet dijo...

Yo no me siento especialmente orgulloso de hablar español, simplemente lo hablo. Si lo hiciese en catalán, swahili o mandarín tampoco encontraría motivos para hinchar pecho por ello. Por ahí es por donde van mis tiros, Maese Arnau.

Zerocerouno dijo...

Igual que pódome sentir eu orgulloso de poder falar en dous idiomas, debería poder hinchar doblemente o peito? Arre carallo, calquera sabe! xD

José Segura Sola dijo...

El orgullo al que te refieres, amigo FET -si no me equivoco-, es responsable de las mayores aberraciones o "logros". Depende de quien cuente la historia del "orgullo". Esas mismas cosas tan poco edificantes se diluyen como azucarillos en la mente de esas gentes tan orgullosas,...

Arnau dijo...

Entiendo que no te sientas especialmente orgulloso de hablar español, faltaría más. Mi opinión es simplemente una objeción a comparar un idioma, el color de la piel y la ubicación geográfica. El catalán (en mi caso) es un vínculo emocional que afortunadamente (por sus implicaciones) no tienen las otras dos. Me resultaría muy difícil expresar el mismo sentimiento en otro idioma que no sea el materno. Para mi es consustancial como ser humano, tal herramienta de comunicación. Es verdad que “orgulloso” es un palabro muy feo; pongamos “ufano”, aunque acabe en ano.

matajazz dijo...

A uno le lleva el pairo la nación, la patria y su puta madre. Pero cuidao, los impuestos, la potección social, los servicios... los pago y percibo aquí lo parezca o no.

Victoria dijo...

Joder. Springsteen con Glory days y este texto. ¿Alguien da más?

Un poco más y se me cae la lagrimilla, jefe. Pero no me diga que no se siente orgulloso de ser un pezón porque no me lo creo, hoyga. Equisdé.

Alabastro dijo...

Totalmente de acuerdo, Maese Fet. Sentirme orgulloso de hablar español más o menos correctamente después de llevar casi 45 años oyéndolo, es algo propio de idiotas. Me sentiría orgulloso de hablar otros idiomas con la misma corrección, pero mire usted, no tengo ese orgullo (ya me gustaría).

Las relaciones emocionales con la tierra es algo que tiene que ver con las vivencias personales. Puedes emocionarte al reconocer en una fotografía un hito vinculado con una vivencia de tu niñez, sentirte extraño e incluso incómodo en una tierra con otras costumbres. Pero no creo que eso tenga nada que ver con el orgullo.

Puedo sentir el orgullo colectivo cuando se consigue un fin común, como cuando echamos al PP del gobierno, o incluso, de una manera más inconsciente, cuando se apuesta por una manera de vivir por parte de una colectividad con la cual te sientes identificado.

Pero no, no me siento orgulloso de la autocomplacencia desatada ante las victorias de un Fernando Alonso, o de vivir en el país donde se inventó la fregona, mientras que en dos países más allá existen Ferrari, Alfa Romeo, Lamborghini, Fiat, Lancia, Maserati...

Vínculos emocionales con mi tierra y con mi idioma, todos; orgullo, sólo por aquello en lo que me sienta implicado. Y dado que sobre este suelo habitamos gente de muy diversa calaña, raro es que me sienta orgulloso de ser tan español como Aznar.

Anónimo dijo...

Barreras imaginarias que crean los humarranos para justificar ciertas acciones (limpieza étnica p. e.).

Protos?... StarCraft... ah no, esos eran Protoss.

xD

Saludos a toda la tribu, Tío F.

Tamaruca dijo...

¡Qué chulo el dibujo!

Orgullo patrio de ese... buff, yo es que ni en las olimpiadas. A mí Guo Jingjin, Evgeniya Kanaev y Anna Besonova me hacen llorar de bonito. Pero claro, también es que yo es que voy de lado a lado... me adapto enseguida a cualquier lugar, no me siento de ninguna parte especialmente, aunque sí de algunas personas.

Besetes.

Queralt. dijo...

Yo me siento orgullosa de algunas cosas, como de un profesor que sale en defensa de una mujer que está siendo agredida, aunque luego desprecie la ayuda con su indiferencia y negación. Y de los padres que sacan adelante a sus hijos con mil sacrificios y descomunal esfuerzo. También me hace sentir orgullosa, la condición humana del que es capaz de conseguir que la esclavitud deje de avergonzarnos, o de aquellos que se plantean nuevos caminos hacia la Paz.
A veces, me siento orgullosa de la Humanidad, porque, uno a uno, los seres humanos son capaces de unirse para romper cadenas y mover el mundo hacia la tolerancia y la hermandad.
Me siento orgullosa, muy orgullosa, cuando percibo que hay alguien, anónimo, que está sacando la cara por otro que no tiene voz...
El idioma con el que se habla, el color de la piel, el dios al que pide, o el lugar donde haya nacido es algo complementario que, a mi juicio, lo que hace es enriquecer porque suma y no resta.
Sin embargo, el vínculo familiar y emotivo con el que vivímos y del que partimos, es algo más profundo y trascendental que el sentimiento de orgullo... bueno, solo es mi opinión. Y coincido con casi todo lo que se ha dicho.
Hay una nueva casa y están las puertas abiertas: estás y estáis invitados.

http://haciendobolillos.blogspot.com

No os dejéis engañar por nombre.
Besitos.

Queralt.

Oscar dijo...

Necesitas terapia conyugal: esto es culpa de la falangista de tu novia.
Que incluso ha llegado más allá: ha hecho que su legión de friquis sectarios (son tremendos los de UPD, hasta la llaman guapa) repitan como cacatúas que ahora lo "progre" es practicar el onanismo con la bandera de España, y la libegtad es la unión de la patria,una España Grande y centralista. Aunque sea Esperanza Aguirre presidenta.

El iResponsable dijo...

Total para lo que nos sirve sentirnos orgullosos.

Belén dijo...

Muy bien el dibujo, uncle Fet.

R.W. dijo...

Soy una mierda de ilustrador.