viernes, 31 de octubre de 2008

Historias de Aquí. Vol. 1

Apesta a Excrementos 2, 14 de febrero de 2008.

En plena vorágine revisionista AAE2 se sube al carro de Pío Moa o César Vidal, esos ínclitos pozos de erudición y sabiduría sin los cuáles jamás habríamos llegado a saber que todos los historiadores, desde Heródoto hasta nuestros días, mintieron como bellacos manipuladores para mantenernos ajenos e ignorantes de la Verdad Suprema, que sólo a ellos ha sido revelada desde las mismísimas fuentes del gnosticismo primordial. Seguro que pensabais que Francisco Franco era un dictador fascista, ¿verdad? ¡Ay, almas de cántaro! Estáis atrapados en las redes del engaño masivo orquestado por los masones enemigos de la Patria. Menos mal que aquí estamos para iluminar vuestras vidas con el relato de cómo fueron realmente las cosas.

Comenzamos la serie con uno de los hechos más gloriosos de la Guerra Civil: el remedo de la leyenda de Guzmán el Bueno por parte del General Moscardó y su hijo en el Alcázar de Toledo. Gracias al inimitable Don Mauro, quién en un ejercicio de investigación sin parangón desveló los detalles que a continuación narramos.

Agosto, 1936. José Moscardó, Comandante Militar de Toledo, resiste el asedio por parte de las fuerzas republicanas que dura ya semanas. El teléfono, cortado desde el inicio de las hostilidades, suena (es lo que tienen los hechos heroicos, que tampoco tienen por qué atenerse a las anodinas reglas de la realidad) insistentemente. Al otro lado está su hijo Luis, prisionero de los enemigos de la España eterna. He aquí la transcripción de aquellas imperecederas palabras.


No se puede mostrar la imagen “http://www.spartacus.schoolnet.co.uk/SPmoscardo.jpg” porque contiene errores. Photobucket



- Padre. Que me han hecho prisionero. Dicen que o rindes el Alcázar o me darán muerte.
- Hijo mío, el Alcázar no se rinde.
- Padre. Que va en serio, que o entregas el Alcázar...
- Hijo mío, el Alcázar no se rinde. Grita ¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Patria! Y entrega tu vida por España.
- Padre. Que creo que no lo has entendido. Que me van a matar de verdad...
- Luis, hijo, el Alcázar no se rinde. Grita ¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Patria! Y muere como un español de raza.
- Padre. Que... hablan en serio. Que me matan, oiga.
- Hijo mío, el Alcázar no se rinde. Grita ¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Patria! Que esos hijos de mil perros no vean miedo en los ojos de un Moscardó.
- Padre...
- Hijo mío, el Alcázar no se rinde. Grita ¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Patria! Que vean los enemigos de España de qué acero está templado nuestro alma.
- ¡Papá! ¡Dile a mamá que se ponga!



5 comentarios:

matajazz dijo...

Esto del Alcázar de Toledo...Pa que servía?.
Existió de verdad?, no era un decorado para una peli de Jaime de Andrade?

Victoria dijo...

¿Es el enemigo? Que se ponga.

Capitan Tormentas dijo...

Que no se me las de de héroe el tal Moscardo pues en las “Cartas a su mujer”, le confiesa varias veces no encontrarse la pilila al mear. De hecho según algunos historiadores quien le hecho cojones de verdad a esa estupida defensa, fue un tal Romero Basart… picoleto el.

Maya dijo...

Esto me recuerda a aquel chiste del tio que está a punto de morir cogido a una ramita en lo alto de un precipicio y al oir a Dios decirle que se soltara porque unos angeles con trompetas lo recogerían antes de llegar al suelo grita si hay alguien más.
Ah que os lo sabiais?
Bueno, pues que le den a la patria.

El Responsable dijo...

¿Y dónde he leído yo eso antes?, ¿sería en el "Sable del Caudillo?