martes, 12 de mayo de 2009

Los peligros de la internete esa

Rumiaba un post (entrada, por si los puristas del María Moliner) sobre los miedos absurdos de la gente a la red. La idea surgió al ver la prohibición de acceso de niñas –acompañadas por sus progenitores, of course- a los vestuarios masculinos de una institución deportiva. Se ve que las muy picaruelas (siempre según alguna de esas calenturientas mentes) utilizaban sus teléfonos móviles para captar impúdicas escenas de barbados caballeros que después colgaban en internet. En uno de esos millones de páginas que todos conocemos dedicadas a tal efecto. Las chiquillas de entre cinco y ocho años es lo que tienen. Son perversas.
Pensaba también en esos atribulados padres y madres de familia que se espantan ante la idea de que el torso desnudo de sus descendientes pueda servir de estímulo sexual a la ingente cantidad de pervertidos que poblamos el ciberespacio. Capaces de denunciar a una empresa por permitir que alguien fotografíe en segundo plano a sus chiquillos en bañador. Me introduzco en su cerebro por un momento y veo en el monitor el sonriente rostro del prepúber cubierto por la lefa de un degenerado. Y pienso, ¿quién es el enfermo aquí? Mi tesis al respecto es bien sencilla: si algún tarado es capaz de pajearse con la imagen de un enano, el que tiene un problema no es el enano.
Y en andando en tales disquisiciones, resulta que recaigo en un asunto que más de una vez había rondado mi anquilosado bulbo raquídeo. Los catalizadores de tal reacción fueron un par de noticias sobre adolescentes en la prensa digital.
Siempre entendí que la posibilidad de que los usuarios comentasen las noticias era tremendamente positivo, pero de un tiempo a esta parte he cambiado de opinión.
Porque la intolerancia, la falacia, la propaganda, el fascismo en suma, ganan terreno a la razón a pasos agigantados. Al principio ocurría en los digitales orientados a la derecha, una metástasis imparable iba invadiendo todos y cada uno de los espacios disponibles, obligando a abandonar el sitio a colaboradores –Luis Solana o Enrique Meneses pueden dar cuenta de su singladura en Periodista Digital- y usuarios poco afines al conservadurismo más rancio. La infección concluía en gangrena.
El problema radica en que las células malignas han alcanzado ya los digitales “progresistas”. En este momento, viendo los resultados de algunas encuestas, puede concluirse que hay un empate técnico entre usuarios “progres” y “fachas”, pero a la hora de los comentarios, ese empate se diluye hasta conceder una aplastante mayoría a las consignas más casposas, a la propaganda más cutre y falaz que imaginarse pueda.
Y es que el que acostumbra a razonar se aburre, la lucha no es ni mucho menos de igual a igual. Cada comentario que argumenta es sepultado por cien que escupen odio y agit-prop de la peor estofa. El que puede aportar algo positivo acaba desistiendo apabullado por docenas de estupideces irreflexivas y a menudo brutales. El propagandista es impenitente e increíblemente persistente. Capaz de reiniciar router, borrar cookies o crear usuarios a docenas con tal de alcanzar su, en principio ridículo –por inofensivo- fin.
¿Inofensivo? Hete aquí el quid, el meollo, el nitty-gritty de la cuestión. No lo es en absoluto. El mensaje falaz y demagógico va calando gota a gota entre los usuarios menos ilustrados –una amplia mayoría de los jóvenes que entran en estas cuestiones- hasta crear patentes y erróneas corrientes de opinión.
Un vivero para organizaciones fascistas como DN o España2000. Una amenaza para la tolerancia, la convivencia y en suma, la inteligencia.

13 comentarios:

Adrian Vogel dijo...

¡Bienvenido al club Sir Fet! Nunca es tarde si la dicha es buena. Imagino que adivinas que me refiero a los ataques que hemos "sufrido" los de la música. Es el mismo esquema, la misma estrategia (con éxito además).

Javier dijo...

Soltar un indulto es mil veces más fácil que elaborar un argumento, por no hablar del mínimo de neuronas necesarias para escribir un texto relativamente coherente donde se expongan las razones para sustentar una opinión.
Eso que a priori puede parecer una desventaja no lo es, pues permite identificar rápidamente a los que mentalmente dejaron de evolucionar en el paleolítico inferior y solo saben expresarse con gruñidos.
Mucho más peligrosos, al menos para mí, son los que están dotados de letra fácil y hasta de cierta gracia pero que usan su don para poner verbos y florituras a los gruñidos de los cavernícolas. Estos son los peores, se hacen pasar por intelectuales, historiadores o filósofos y en el fondo no son más que trogloditas que saben leer y escribir.

Mis respetos tío Fet.

R.W. dijo...

Hulk Destrozar!

Victoria dijo...

Qué nos vas a contar. Más de uno habrá abandonado una discusión por cansancio y aburrimiento de explicar y exponer una y otra vez el mismo tema (yo misma).

Cansa hablar con las paredes.

Y de abono más bien poco, que estaba en las últimas. Asemejaba octogenario, oiga. Pa que luego digan que las drogas son buenas.

Alex dijo...

Si es que cuando tiene la razón, la tiene.

Y no se crea que no me cuesta dársela. Que una es hija única y que lo quiere todo para sí.

Pedro Villena dijo...

Un asco las proclamas prefabricadas de los tontos de turno. Una avalancha que echa por tierra los beneficios que podría aportar el "feed back" y la web 2.0

Gustavo dijo...

Fíjate que a mí me acaban de llamar inculto por atacar a José Mª Pemán, el mismo que le espetó a Unamuno que era un mal intelectual.
Yo sostengo que los inter-facha-nautas no son usuarios independientes, sino que actúan en manada: no hay más que ver, no sólo la similitud de las opiniones, sino la similitud en las formas sintácticas y gramaticales, como un corta-y-pega.

Adrian Vogel dijo...

Jajaja Gustavo ¡lo acabo de leer! No daba crédito. ¡Defender a Pemán a estas alturas! También hay que destacar que eres guerrero de naturaleza...

José dijo...

Amigo Fet, con el fascismo y la caspa siempre hay que contar y casi todos los que hemos escrito en nuestros blogs algo de izquierdas, por muy razonado que sea, siempre acabamos recibiendo el zarpazo de la sinrazon, de los que no acostumbra a usarla, sino a poner sus cojones encima de la mesa.

Hace muy poco, uno me dijo a mi, literalmente: "Si eres de izquierda, no eres buena persona, asi que a cada Allende le llega su Pinochet" ..... que puedes hacer contra gente asi? Nada, ignorarlos y seguir razonando.

Un abrazo.

Arnau dijo...

Siempre nos quedará Putada Ville.

Josu Sein dijo...

No es internet, es el mundo. Sin internet también se las arreglarían, como cuando en el pasado tenían el poder y los jóvenes sólo conocían en los colegios como correctas las opiniones de esa clase de profesores.

iResponsable dijo...

Además hacen uso y abuso de aquello de que si se repite muchas, pero que muchas veces una mentira ésta acaba por convertirse en verdad.
Pero bueno, mientras sigan perdiendo elecciones no pasa nada.

Queralt. dijo...

Sí, así nos sentimos muchos, sin tener la altura intelectual de los que mencionas... pero, como meditar para argumentar, sí somos capaces, es lo que hemos venido haciendo... pero ahora, es que cansa tanto, joder...
Lo que tenga que ser, será, como decia mi abuelo. Y también decia algo de que, san nosequé se la dá san nosecuantos se la quite...