miércoles, 17 de diciembre de 2008

Anticlericalismo



La RAE peca de inconsecuente en muchas ocasiones. Una de ellas, que por aquello de la actualidad está en boca de tirios y troyanos, es la de no recoger el término anticlericalista en su diccionario, con lo cual se acaba por acusar de forma incorrecta a quiénes se oponen al postrer intento de la jerarquía católica de meter sus mezquinas e hipócritas narices allí donde no ha sido llamada.
Observando la definición de clericalismo, nada habría que objetar -supongo- a que un estado aconfesional se declarase mayoritariamente en contra del mismo:

clericalismo.
1. m. Influencia excesiva del clero en los asuntos políticos.
2. m. Intervención excesiva del clero en la vida de la Iglesia, que impide el ejercicio de los derechos a los demás miembros del pueblo de Dios.
3. m. Marcada afección y sumisión al clero y a sus directrices.

El problema reside en la definición de su contrario, más concretamente en la segunda acepción del término:

anticlericalismo.

1. m. Doctrina o procedimiento contra el clericalismo.
2. m. Animosidad contra todo lo que se relaciona con el clero.

Con lo que se acaba metiendo en un mismo saco a los que se oponen a la presencia en la cosa pública de las sexistas, homófobas, arcaicas y cínicas -entre otros hermosos epítetos de similar categoría- directrices vaticanas y a aquellos que piensan que la mejor iglesia es la que arde.

Como no, el argumento sirve para que purpurados mercaderes de la hipocresía y la doble moral -léase Roucos o Cañizares- presenten al clero como víctima de una persecución a gran escala en realidad inexistente. Una animadversión que, en todo caso, habrían avivado con sus apoyos a la derecha más rancia en manifestaciones, comunicados y comicios y su cínica intención de hacer olvidar a los muertos de las fosas y cunetas mientras celebran orgías canonizadoras de los que llaman sus mártires.

Hasta que se posicionaron y manifestaron política y públicamente, una mayoría de españoles perdonaron su infame comportamiento durante la dictadura. Cuando pretendieron que, además de tamaño trágala, se implantara una suerte de neonacional-catolicismo, prendieron una mecha que ya no podrán apagar. Y es mucho el explosivo en forma de excrementos que almacenan en sus almarios.

Que su dios los pille confesados. El mío ya ha dictado sentencia.




12 comentarios:

Capitan Tormentas dijo...

Pues sabe uste! Que presenten al clero como les salga de la sotana, y si quieren ser martires que lo sean... Atomarporculotos... He dicho!.
Ties fijacion con los beatos, eh Tiito?

Fet dijo...

Son ellos los que tienen una fijación, mi Capitán. La de inmiscuirse en mis asuntos, en los de los homosexuales, las abortistas, los partidarios de la eutanasia, los de la educación laica...
Si ellos nos dejasen en paz (a mí y los míos), yo haría lo propio. Creo que está explicado en la entrada.
Un abrazo.

Maya dijo...

Yo más que anticlerical soy más de "la iglesia que más ilumina es la que arde". Cuánta poesía hay en esa frase...

Saludos, Fet.

Anxova dijo...

Genial entrada, y estupendo blog, ¡Fetlicidades!

Te vi enlazar pero ya mesmito.

Fet dijo...

Pues muy honrado, oiga. El tuyo ya figura entre mis enlaces predilectos.
Chasgracias.

Maya:
¿Quemarías San Carlos Borromeo?

matajazz dijo...

El tentáculo de la iglesia es largo y poderoso. Lo bueno es que se les puede ver la tez con facilidad, lo malo es que no concen la vergüenza.
Acabarán pagando.

Josmachine dijo...

¿Qué son las cruces sino crucetas a las que ya hace tiempo que se les ven los hilos?

Premaswarupa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Premaswarupa dijo...

"la única iglesia que ilumina es la que arde"
No las haría arder...
Sirven como piezas arquitectónicas, museos del terror, como algo que nunca debería olvidar nadie, la decadencia total de cualquier valor humano.

"Si ellos nos dejasen en paz (a mí y los míos), yo haría lo propio."
::beso en la frente de Tío::

Un abrazo querido, muy apretado, más de lo acostumbrado.
Besos desde este lado de la orilla.

Tamaruca dijo...

El Pilar nooo, no queméis el Pilar que es lo único mono que hay en Zaragoza.

De todos modos, la mayoría de la gente opina de todo y se inmiscuye en asuntos ajenos. Y qué. No estamos acostumbrados ya a que digan o qué. Pues que digan misa (qué bien me ha venido). Lo que no tiene lógica ninguna es que esos juicios de valor se tranformen en normas obligadas de cumplimiento o en impedimentos legales porque religión/ones y política están mezcladas. Ahora bien, si esa alianza del demonio se produce, no me parece diferente el político del religioso.

Antonio Martínez dijo...

La situación actual continúa siendo esperpénica: crucifijos en las escuelas, militares en procesiones, el estado recaudando impuestos para la iglesia, curas en los centros de enseñanza públicos, no pagan el IBI por sus propiedades, reclaman ayudas para "su" patrimonio artístico, curas en el ejército, funerales de estado (?), etc...
Estado laico ya.
Saludos desde INICIARTE.
http://artenoafonsox.blogspot.com/

Small Blue Thing dijo...

Etee... el otro día me salió un cardenal enorme y me di Trombocid (bueno, me di traumel y árnica, pero entonces ya sería maguferismo y brujería así que reduzco el asunto). El cardenal fue finiquitado por el Trombocid.

La duda no es si eso me convierte en guerracivilista. La duda es cómo empiezan las causas de beatificación.