miércoles, 13 de agosto de 2008

Ay pena, penita, pena

A menudo las vísceras nos pueden a la hora de decidir las formas de hacer justicia. El otro día, comentando en un foro acerca de las últimas ejecuciones en Estados Unidos de sendos condenados a muerte, se podía notar el ansia inmensa de venganza que anida en el pensamiento de la gente.
No seré tan hipócrita como para negar que en caso de que los míos fuesen atacados o asesinados sentiría un irreprimible deseo de infligir, como poco, el mismo castigo al agresor.
Pero mantengo que ese poder no debe dejarse en manos de un estado, capaz de -según sus propios códigos- parir leyes que pueden llevar al cadalso a homosexuales o adúlteras. ¿Es en esos caso inadmisible la pena de muerte y admisible en el de los países occidentales? ¿Cuál es el código correcto?
Varios chavales mexicanos, agobiados por el miedo a la situación en su país, proclamaban que debía implantarse la pena de muerte para erradicar el crimen y la violencia de las calles. Curiosamente, de manera simultánea, clamaban contra la corrupción policial. ¿Dejamos el instrumento que puede quitar vidas en manos de unas fuerzas corruptas que pueden usarlo en su propio beneficio? No parece ser buena idea.
A los que abogan por la pena de muerte, diciendo que hay que ponerse en lugar de las familias de las víctimas, les pedía que hicieran un ejercicio similar: ponerse en el papel de una niña que pierde a su padre por un error o un amaño procesal de los que abundan en los States. ¿Seguro que dirían: "bah, al fin y al cabo vale la pena la muerte de un inocente si se acaba con otras amenazas"? A los que hablaban de la situación en México les decía que no es pena de muerte lo que necesitan: es educación, colegios, servicios, trabajo, cultura y un largo etcétera de cosas que no tienen que ver con matar a alguien. La pena de muerte no es la solución a nada. ¿Están dispuestos a dejar al legislador el poder de decidir cuando alguien debe morir? ¿Dónde empezamos la lista? ¿En el robo con violencia? ¿En el hurto? No es una cuestión de ser progre o no, se trata de ser más humano que el asesino. Piensen que es su padre o su madre el que se halla injustamente en el corredor de la muerte porque la parte contraria pudo pagar mejores abogados y la ejecución es inminente: ¿Apoyan la pena de muerte?
Si asesinamos según nuestros códigos al asesino que actuó según los suyos, ¿qué nos diferencia?

Actualización: La Palabra del Hermano Rwlf.


La pena de muerte es una bonita manera de recordarle a los corderos quién es el lobo con chistera.
Además de obtener altos índices de share y votos baratos.
También es un buen método de control de la población negra y de otras tonalidades chungas.

Tampoco ha de olvidar usted la cantidad de ingenio humano que se ha utilizado para crear toda una panoplia de formas de ejecución a lo largo de la gloriosa historia de nuestra especie.

Merece la pena pensar en que cosas como la pena de muerte nos ha hecho avanzar.

Vivan los verdugos!

13 de agosto de 2008 22:13


19 comentarios:

Victoria dijo...

Con Franco había pena de muerte. Sólo hay que poner ése ejemplo.

No sé qué es un bandicoot, pero no me gustaría que muriese uno por mi culpa.

piezas dijo...

Me levanto el bisoñé y depongo mis mandos a distancia a sus pies, maestro. Cojonuda la entrada.

R.W. dijo...

La pena de muerte es una bonita manera de recordarle a los corderos quién es el lobo con chistera.
Además de obtener altos índices de share y votos baratos.
También es un buen método de control de la población negra y de otras tonalidades chungas.

Tampoco ha de olvidar usted la cantidad de ingenio humano que se ha utilizado para crear toda una panoplia de formas de ejecución a lo largo de la gloriosa historia de nuestra especie.

Merece la pena pensar en que cosas como la pena de muerte nos ha hecho avanzar.

Vivan los verdugos!

El Responsable dijo...

... y para todo lo demás "Prison Break".

Lo de algunos no se arregla con la pena de muerte, hay que hacerlos sufrir antes. Me refiero al Shcwarzy al Bush y demás personajillos ejecutores.

Tony Montana dijo...

De acuerdo que la pena de muerte es una barbaridad, pero no se vosotros, usar como contra-argumento que se llegase a aplicar en casos de hurto menor... y 35 años picando piedra por escupir en el suelo, no? Venga hombre, no exageremos tanto las cosas y no seamos unos radicales con encefalograma plano faltos de raciocinio. Y si, efectivamente, en la edad media te buscabas la ruina por eso mismo, pero con la incivilizacion y la escatologica Iglesia hemos topado, asi que es caso aparte.
Mi opinion sobre la pena de muerte es: un De Juana no merece la muerte? Estoy convencido que si, pero el Estado debe guardarse un as en la manga, no eliminarlo del plano trascendental (usease matarlo), sino suprimirlo de la sociedad con una cadena perpetua en el pleno sentido: ningun tipo de libertad condicional, y morir literalmente entre rejas. Por supuesto que en mi opinion deberia ser una pena muy excepcional, "reservada" a psicopatas, violadores en serie, criminales de guerra, etc; dicho de otro modo, canceres de la sociedad con tal maldad que distan mucho de cambiar a mejor por mas años que pasen.
No me cabe en la cabeza que un Estado mate con la ley en la mano, pero tampoco lo hace que Josu Ternera sea tan libre como yo, ni que a Karadzic le sude las pelotas la Haya, o que muchos gerifaltes nazis viviesen de veraneo por las costas del mundo.

Small Blue Thing dijo...

Eeeh, yo recojo el bisoñé del piezas, al menos por esta vez, porque no creo que la posibilidad de asesinar a un chori, a una adúltera o a un inocente sea óbice para abolir la pena de muerte.

Culpable o inocente, nadie merece ser reo de muerte. Lo demás son polladas.

Y lo peor peor, los que hacen apología en Interneerr. A esos me los repartía yo por el mundo a apretar botones.

Premaswarupa dijo...

Hombre, que entrada has colgado :S

No me queda la menor duda que no es la solución a nada la pena de muerte, que más que otra cosa es un error.

He sentido, valga acotar, deseos un par de veces, de tomar la justicia entre mis manos, sin llegar a nada.

Nada, me he quedado pegada pensando en este asunto, no le veo justificacón a implantar la pena de muerte, menos en sociedades como las latinoamericanas, sería un desastre, sin duda alguna.

Te dejo un abrazo apretado, desde este lado de la orilla.

L'anna dijo...

Oiga Tio .. Ud dónde se metió?
No lo habrá pillado en descampado uno al que no le gustó ná este su puntudo alegato y le haya hecho algún estropicio
Rogaré pq así no sea y que se meconserve saludable
Bezzo
L'anna

A dijo...

Para r.w.
Nadie merece morir.

R.W. dijo...

Los de la tele si.
Todos ellos.

Fet dijo...

Menos Charmander.

R.W. dijo...

Y las tetas de JLH.

Fet dijo...

Mírele a los ojos.

R.W. dijo...

http://www.daveso.com/wp-content/uploads/2008/01/jlhwowbikinihq06vh2.jpg

R.W. dijo...

Mejor este, me cago en Siddharta.

http://www.hollywoodtuna.com/images/jennifer_love_hewitt_huge_bikini_small.jpg

Alabastro dijo...

¿Cuál de los fines de la pena es el que cumple la Pena de Muerte?

-la reinserción social?
-la prevención criminal?
-la ejemplaridad?
-la venganza social?

¿seguro?

Evitadinamita dijo...

Dejando aparte las tetas de la Hewitt... la Pitu ha estado sembrá, sin desmerecer a Alabastro, que pregunta muy requete-bien!

Evitadinamita dijo...

Creo que he salvao de la pena de muerte a seis bandicot de esos...¿no?
Por lo menos.

Noviembre dijo...

A mi no me da pena la muerte. Iba de eso no?

No, en serio, el post es grande y rlwf es grande y veo que sabeis abrir la boca para algo mas que chupar po...y hasta aqui puedo leer.