jueves, 5 de marzo de 2009

¿Anorexia? ¡Venga ya!



Los
Sokushinbutsu eran monjes budistas que en teoría se suicidaban de modo que acababan por automomificarse. Una dieta entretenida a la par que efectiva, que solían llevar a cabo en la zona norte de Japón, allá por Honshu y sus aldeas.
Durante tres años, estos buenos señores hacían una dieta consistente en nueces y semillas, aparte de dedicarse a esa horrorosa costumbre del ejercicio físico a carajo sacado, de forma que eliminaban cualquier rastro de la estéticamente superior grasa corporal, vaya usted a saber por qué. Tras ello comían corteza (ni de cerdo ni de jamón) y raíces durante otros tres años, acompañando la ingesta con un té venenoso hecho a partir de la savia de urushi, que normalmente da cojonudamente como barniz para muebles, lo que les hacía vomitar cual quinceañera desequilibrada, deshidratando sus cuerpos y eliminando la posibilidad de que los gusanos se alimentasen de los mismos tras su muerte, lo que permite hacerse una idea de cuán exquisito era el té de marras.
Para rematarla, el monje se encerraba en una tumba de piedra donde no podía moverse de la postura del loto, contento por poder dejar de beber el puto brebaje. Se llevaba un tubo para respirar y una campanilla. Hacía sonar esta a diario para dar constancia de que seguía con vida. Cuando la campanilla dejaba de tintinear, sus colegas quitaban el tubo y sellaban la tumba.
Al final, Zapatero la nombró vicepresidenta y el resto es historia.

15 comentarios:

matajazz dijo...

Copy paste para el guión de la momia IV.
COMING SOON.

José Segura Sola dijo...

Prefiero la dieta del cucurucho.
PD,: la última línea es de ser cabrón, jajaja.
Un abrazo.

Arnau dijo...

¿El monje de la foto se parece a Gallardón o son visiones persecutorias mías?

Maya dijo...

Hombre Fet, está un poco amojamá la vicepresi..pero no le vi sonar ninguna campanita.
Mientras escribo esto tengo mirándome a Trillo con su calada chulesca mientras me tomo un té. Me acabas de cortar el rollo.

Mónica Pérez dijo...

escuelahogarsanesteban.com

NecioAtalayo dijo...

Pero de dónde saca usted estas cosas? Hombre, ratifica la teoría de que está todo inventado, y de que hay cosas tan viejas como el mundo... Mientras el colesterol, los triglicéridos y la crisis lo permitan, Chuletón y rivera para tod@s!

Victoria dijo...

¿Viste el reportaje de "21 días" o es que te has topado con lo de los monjes por casualidad?

Adrian Vogel dijo...

Menos mal que me has sacado de dudas. Todo el rato pensando en Sor Citroën y no captaba la conexión... ¿Tan chupada ves a la jefa? No me había dado cuenta.

Fet dijo...

¿21 días? ¿Va de zombies?
Lo encontré buscando una dieta radical. Al final me comí otros tres burritos.

musmushi dijo...

Oiga, no se meta usted con la vice que a mi me cae muy bien, pese a la envidia que le tengo por estar delgada.
(Y no te aconsejo buscar dietas, solo sirven para despertar el apetito ... y me voy a comer un trozo de tarta del Casar de Cáceres que tengo por ahí ...)

R.W. dijo...

Hasta en el budismo hay clases.
Al resto del monasterio se los darán de comer a las aves carroñeras.
Lo mío es al revés, encerrado a lo Hikikomori y cada día más gordo.

El iResponsable dijo...

Que sí, que sí, que la gente se pone a guardar la línea, luego no sabe dónde coño la han dejado y luego así les va.

Small Blue Thing dijo...

Sabía que eso lo hacían en Tíbet, pero no en Japón. Será cosa de probarlo.

Alabastro dijo...

Jajaja, ¡qué hijoputa!

Tony Montana dijo...

Fet, casi casi te he pillado. Lo has traducido prácticamente palabra por palabra de la Wikipedia en inglés. Eso sí, "manipulando" un poco el final, jajajaja!